Según AESA, en España hay más de 3000 usuarios de drones y el número no para de crecer. Esto abre muchas posibilidades a las compañías de seguros, ya que es obligatorio tener una póliza de responsabilidad civil cuando el uso es profesional (no así cuando es meramente recreativo). 

La tecnología nuevamente se ha adelantado a las leyes existentes y los drones están implicados en actos delictivos en cada vez más ocasiones, como el incidente que paralizó parte del tráfico aéreo londinense en diciembre de 2018: 40 avistamientos de drones provocaron el cierre del aeropuerto de Gatwick. Nadie los reivindicó y todavía no se sabe con seguridad ni siquiera cuánta gente estuvo implicada. Tanto es así que el gobierno de Reino Unido anunció una nueva legislación para UAV que entró en vigor en marzo y que, entre otras medidas, amplía la zona de protección de los aeródromos británicos. 

Encontrar una solución a este nuevo tipo de delincuencia resulta tan acuciante que INTERPOL publicó a principios de este año un conjunto de directrices mundiales para los equipos de intervención inmediata que investigan un incidente delictivo en el que estén implicados aviones no tripulados. Estas ofrecen a la policía y a otros equipos de intervención inmediata procedimientos para tratar los casos en los que los drones formen parte de la investigación penal, desde el rastreo del uso de los dispositivos hasta la obtención de pruebas digitales. 

Ahora bien, es importante tener en cuenta que estas pólizas no cubren el uso ilegal, como hacerlo volar en lugares urbanos, sobre personas, de noche o en parques naturales o aeropuertos, lo cual puede conllevar multas de más de 200 000 €. 

En cualquier caso, a la hora de usarlos, se recomienda lo siguiente: 

  1. No sobrevolar zonas prohibidas, como parques naturales.  
  2. No usarlo en condiciones climatológicas adversas, como lluvia o viento. 
  3. Utilizarlo durante el día, cuando hay mayor visibilidad. 
  4. Mantener el dron a una distancia que te permita supervisarlo y a una altura máxima de 120 metros de altura. 
  5. En el caso de que lo use un menor, debe ser bajo supervisión de un adulto.

Ofrecemos uno de los mejores y más completos seguros para drones del mercado. DRONE PROTECTOR®, es un seguro que cubre tanto al operador profesional que maneja el aparato, como el propio casco del dron. Accede a nuestra herramienta para calcular el precio de tu seguro y mantente cubierto ante los posibles siniestros que puedas sufrir.